sábado, 7 de febrero de 2015

Otero, presidente del periódico El Nacional (Venezuela) afirma que Podemos quiere seguir la línea de cerrar medios

Miguel Henrique Otero, presidente del periódico El Nacional, afirma que todo parece indicar que el partido político Podemos seguirá la línea implementada por el gobierno de Venezuela de cerrar, comprar o perseguir a los medios de comunicación. “Nunca han sido críticos con los ataques de la libertad de expresión en Venezuela, por lo que se entiende que están de acuerdo”, precisa Otero. En un encuentro en Madrid entre periodistas en donde el presidente de El Nacional realizó un balance de la actualidad venezolana e internacional.

Las dudas sobre el parecido del partido político Podemos con el chavismo siguen vigentes, pero hay quienes tienen una postura ya muy clara. “Podemos son unos chavistas”, así de contundente ha sido el presidente de El Nacional, Miguel Henrique Otero, durante un encuentro con periodistas que ha realizado en Madrid y desde donde ha asegurado que no ha mantenido ninguna reunión con este movimiento español durante su paso por la capital española.
A pesar de que Otero considera prematuro asegurar qué políticas implementarían los representantes de Podemos en el poder, sí considera que hay algunos indicios; al menos, en el ámbito de la libertad de expresión. “Deduzco que seguirán con la línea implementada en Venezuela de cerrar, comprar y perseguir a los medios de comunicación. Nunca han sido críticos con los ataques de la libertad de expresión en Venezuela, por lo que se entiende que están de acuerdo”, ha puntualizado.
Una reflexión que hace recordar las declaraciones del líder de Podemos, Pablo Iglesias, en las que asegura que “la existencia de medios de comunicación privados ataca la libertad de expresión”. Sin embargo, para Otero la solución no está en vetar al partido político de los espacios informativos, sino por el contrario en “mantener un periodismo equilibrado y plural, pero al mismo tiempo crítico, de investigación y moderno”.
Estos principios son los que mantiene en El Nacional, uno de los pocos medios de comunicación impresos que ofrecen informaciones ‘incómodas’ para el Gobierno Venezolano y que, hasta la fecha, han intentado comprar desde el Gobierno en tres ocasiones. La última por un valor de 170 millones de dólares. “Es una gran cantidad, pero no estamos dispuestos a vender nuestros valores por unos cuantos churupos”, ha explicado sonriente el presidente del periódico.
En línea con el análisis de los medios de comunicación, Otero ha puntualizado que en Venezuela “se deja que algunos medios de comunicación aún publiquen noticias críticas y, así, poder justificar que existe libertad de expresión”. Una tendencia que formaría parte de las nuevas estrategias mediáticas de los autoritarismos modernos, pero que no les deja, de ninguna manera, exentos de la apertura de juicios, denuncias o presiones desde el Gobierno.

Futuros inciertos
“En Venezuela existe una ruptura de las líneas de mando tradicionales, lo que genera que exista un descontrol interno que se ha agravado por la falta de autoridad de Nicolás Maduro en comparación con la que representaba Hugo Chávez”, ha analizado el presidente de El Nacional, quien agrega que “este es el único país del mundo que, de forma voluntaria, ha entregado todas sus áreas estratégicas a otra nación, como es Cuba”.
Otero ha asegurado que esta ruptura, sumada a la débil situación económica, hace que Venezuela esté viviendo momentos difíciles y de zozobra. Si bien coincide en la necesidad de que se produzca un cambio, mantiene la idea de que esté apegado a la legalidad del país. “Un golpe de Estado tendría, de entrada, el rechazo de la comunidad internacional, aunque no entre los venezolanos que ya han vivido estos procesos. La pregunta está en qué sucede después: ¿una matazón en la que resulte difícil mantener el control del país o una transición con unas elecciones transparentes dentro de un plazo de tiempo prudencial”, indica.
Lejos del pesimismo, Otero cree que un cambio real de Venezuela equivaldría a una rápida recuperación económica y social del país. “Estamos en una nación con unas reservas petroleras enormes, una población muy bien preparada, una posición geopolítica única y con el apoyo de la comunidad internacional, lo que permitirá una recuperación mucho más apresurada de lo que se está estimando”, apunta.
En cuanto a la capacidad para superar las divisiones de los últimos 16 años, el presidente de El Nacional no es menos positivo: “los odios que existen aún son pocos profundos y no pueden ser comparados con aquellos que dejan otros escenarios más trágicos como una guerra civil. La capacidad de reconciliación está ahí, sólo hay que tomarla”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario