sábado, 21 de febrero de 2015

Rouco Varela reforma su ático de 370 metros cuadrados 500.000 euros

Abandonar el Palacio Arzobispal ha sido tarea difícil para Rouco Varela.  



El arzobispo residual de Madrid permanecía agarrado a los privilegios del cargo meses después de haber sido sustituido por Carlos Osoro, una actitud que le hizo ganarse el apodo de cardenal okupa.

«En el Vaticano están escandalizados y me consta que hay presiones de alto nivel para que dé marcha atrás», explicaba José Manuel Vidal, autor de Rouco (Ediciones B), la biografía no autorizada. «Él considera que, con todo lo que ha hecho por la Iglesia española, tiene derecho a seguir con su palacio y su coche».

Por fin, encontró un ático de lujo frente a la catedral de la Almudena. Pero no acababa de gustarle, y había que reformarlo. “La situación es tan hilarante que hasta el propio papa Francisco –el mismo que lo ha elegido para cambiar el rostro de la Iglesia española– se refirió a ella hace dos semanas, cuando recibió en Casa Santa Marta a Osoro: `¿Qué, ya tiene un lugar donde vivir?´”, cometaba Jesús Bastante.
Medio millón de euros es lo que ha costado adecuar los 370 metros cuadrados para que el reverendísimo señor se encuentre a gusto. Eso, y la presencia de dos religiosas y un secretario repartidos por las seis habitaciones que componen la estancia. Junto a la reforma del piso, Rouco ha adquirido un coche nuevo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario