domingo, 8 de marzo de 2015

10 cosas que hacemos mal sin saberlo

En primer lugar, ‘HackingLife’ viaja hasta nuestras cocinas para explicarnos que la tradicional forma de abrir un bote (intentando girar su tapa con la mano) es errónea. Por el contrario, lo que hay que hacer es introducir la punta de un cuchillo entre la tapa y el cristal para que el interior del tarro tome aire. Eso hace que la tarea sea mucho más sencilla.


Tampoco sabemos bebernos un refresco directamente de la lata con pajita. ¿La razón? Lo correcto es darle la vuelta a la anilla, introducir la pajita por el agujero superior, y que esta haga de soporte.

En el tema de la comida parece que no estamos sembrados, pues «HackingLife» recurre de nuevo a él para mostrarnos nuestra ignorancia. Concretamente, lo hace señalando que la mejor forma de servir patatas «chips» no es arojándolas sobre un plato, sino formando un cubo arrugando la bolsa. De esta forma, evitaremos tener que lavar posteriormente un recipiente. Todo un logro para los más reticentes a realizar las tareas del hogar.

El cuarto lugar lo ocupa el papel de aluminio, el cual suele dar más de un calentamiento de cabeza a la hora de ser cortado. Nuevamente, «HackingLife» nos sorprende al demostrarnos que los envoltorios en los que se vende están preparados para segarlo sin problemas y sin necesidad de sacarlo de la caja.

La cocina parece ser el lugar idóneo para cometer errores, pues los siguientes fallos los cometemos al abrir un tetrabrik y servirnos su contenido (hay que darle la vuelta para evitar que salpique) y pelar ajos (tarea que se puede realizar sin necesidad de ensuciarse las manos metiéndolos en un bote y, posteriormente, agitándolo).

Servir palomitas tampoco es algo que hagamos bien. Usualmente, solemos buscar una por una las semillas para quitarlas, cuando lo mejor es abrir un poco la bolsa y agitarla para que éstas salgan sin dificultad alguna.
Finalmente, tras realizar todas estas tareas tendremos que lavarnos las manos, pero no de la forma habitual, sino sacudiéndolas previamente hasta una docena de veces antes de que pasen por el papel. De esta forma, se evita el exceso de humedad.

Sin embargo, no solo nos equivocamos cuando nos encontramos en la cocina, sino que tampoco sabemos atarnos los cordones correctamente o, incluso, asegurar dos cables enchufados entre sí para que no se separen (en este caso, lo mejor es hacer un nudo previamente).

video




No hay comentarios:

Publicar un comentario