martes, 24 de marzo de 2015

Si estás de alquiler, no deberías pagar ni el IBI ni el seguro de la casa ni la comunidad

En la pantalla todo parece sencillo: echar un vistazo a las fotos-> ver cuánto piden-> elegir el apartamento de tus sueños. Un telefonazo al casero y todo listo. ¡Viva Internet!


Hasta que la realidad te complica las cosas…
En la realidad hay contratos que leer antes de firmar. En la realidad hay errores de novato que se pagan caro.
Apréndete estos 7 mantras que repetirte a ti mismo cuando vayas a alquilar:

1. Un piso que puedas pagar

La regla básica es que no te toque pagar cada mes más del 35% de lo que ganas.
Hablamos de euros netos: el dinero que entra en tu cuenta corriente.
Si no llegas, intenta encontrar un piso más barato o compartir con más gente.

2. Siempre contrato+inventario

Meterte en un alquiler sin firmar contrato es jugártela. Puedes proponer a tu casero que use este modelo de contrato de la OCU. Debes quedarte con una copia que tenga la firma del casero en todas sus páginas.
El inventario describe todo lo que hay en el piso. Fechado y firmado en todas sus hojas, lo mejor es que lleve fotos. Cuando te vayas del piso, ese documento dejará claro si falta algo o si algo se ha roto (el casero restará de tu fianza lo que cueste repararlo).

3. Nunca más de 3 meses de fianza

Si al entrar a vivir te piden como garantía el equivalente a más de 3 meses de alquiler… mejor búscate otro piso.
Y por supuesto exige un recibo firmado y fechado si das dinero en mano al casero.

4. No pagues todo lo que se rompa

Si te cargas algo lo pagas (por ejemplo: un cristal). También tienes que soltar la pasta si hay que cambiar algo que se ha desgastado y cuesta poco (una bombilla, la cadena del baño…).
Pero el casero debe pagar si hablamos de una avería seria que no es culpa tuya (se fastidia la lavadora o la caldera porque están viejas).

5. No pagues impuestos, seguros ni comisiones

El IBI, la tasa de basuras o la comunidad… Todo eso lo paga el casero.
A no ser que en el contrato ponga lo contrario. Moraleja: lee bien el contrato y niégate a firmarlo si pone que tú pagas estas cosas.
Tampoco te tocan a ti las comisiones de una agencia inmobiliaria ni los seguros de la casa.

6. Pedir que te bajen el alquiler

Cuando lleves un tiempo en un piso, puedes pedirle al casero que te rebaje lo que pagas.
No es ir de sobrado: el 11% de los inquilinos que lo hicieron consiguieron que les bajasen el alquiler una media de 60 euros.

7. Adiós muy buenas

Aunque la mayoría de contratos se firman por 1 año, la Ley te da derecho a pedir que dure 3 (y a quedarte en el piso todo ese tiempo… siempre que pagues).
¿Y si quieres marcharte antes de que termine el contrato? Puedes hacerlo a partir del sexto mes. El casero lo más que puede pedirte es que le pagues un mes de alquiler por cada año que te falte para terminar el contrato (es la indemnización máxima legal).


No hay comentarios:

Publicar un comentario