lunes, 2 de marzo de 2015

Un cura se negaba a celebrar un funeral si no le pagaban en mano y sin factura

El párroco de Lérez, en Pontevedra, se negó hace unos días a asistir a un funeral si la familia no le pagaba el importe en mano y sin facturas. 


Además, no permitió que otro sacerdote lo llevase a cabo, quien se volvió a marchar del pueblo para evitar problemas.

Los familiares llamaron a la Policía Municipal de Pontevedra para que interviniera en el asunto y buscase una solución. Una alternativa era llevar al difunto al pueblo donde había nacido, cercano a Lérez, pero era un engorro.

El enfado de la familia y la presión de los agentes lograron que al final el párroco accediera a celebrar el entierro, un servicio que se paga por transferencia bancaria al Arzobispado, que quiere tener bien atado los asuntos relativos al dinero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario