lunes, 4 de mayo de 2015

Bácenas amenaza al Gobierno con difurdir la grabación del robo a su caja fuerte

Luis Bárcenas guarda un as en la manga para tratar de allanarse su inminente paso por la Audiencia Nacional. 

Según han confirmado fuentes policiales a este diario, el extesorero del Partido Popular ha conseguido una grabación en la que presuntamente aparecerían varios funcionarios de la Seguridad del Estado accediendo a una fábrica para tratar de sustraer documentación relacionada con la contabilidad B del PP. El Gobierno ya está al tanto de la existencia de la cinta y estudia ahora cómo amortiguar el efecto que podría provocar la difusión de estas imágenes a menos de seis meses de las elecciones generales.
Las imágenes habrían sido captadas en agosto del pasado año por el circuito cerrado de videovigilancia de una fábrica situada en una población del norte de Madrid. Según revelan fuentes que ya han visionado la cinta, en ella aparecen varios individuos equipados con indumentaria oscura y pasamontañas merodeando por las instalaciones. En un momento dado se dirigen a una habitación. Buscan una caja fuerte, y no tardan demasiado en encontrarla. Tras un rato de forcejeo, se ve cómosacan objetos de ella y los introducen en varias bolsas. Después, simplemente desaparecen.

Comportamiento profesional

Los individuos de las imágenes podrían ser simples ladrones. Sin embargo, expertos policiales que han tenido acceso a la cinta reconocen a este diario que, por la forma en la que los encapuchados se mueven y coordinan y por el material que utilizan para reventar el blindaje de la caja, podría tratarse de un equipo operativo de un cuerpo de seguridad nacional.
Bárcenas necesitó menos tiempo para llegar a la misma conclusión. En el momento en el que se produjo el presunto robo, el exsenador del PP por Cantabria estaba en la cárcel de Soto del Real cumpliendo prisión preventiva. Según ha relatado a su entorno el propio Bárcenas, se da la circunstancia de que sólo unos días antes de que sucediera el asalto, llamó a un amigo de su máxima confianza para pedirle que tuvierapreparados los documentos y las grabaciones sobre la contabilidad del PP que supuestamente le estaba ayudando a esconder mientras permanecía en prisión. El extesorero adelantó a su interlocutor que pensaba utilizar esas pruebas de forma inminente.
Sin embargo, la llamada resultó ser una trampa, afirma Bárcenas. El exdirigente del PP sólo quería despistar a los agentes que le estaban espiando. Sabía que sus llamadas estaban siendo intervenidas y habría utilizado a un colaborador para tratar de engañarlos. Tal y como pretendía Bárcenas, siempre según su versión, sólo unos días después de esa conversación telefónica, un grupo de individuos asaltó la fábrica que su amigo tiene en una localidad situada al norte de la capital. Los intrusos se llevaron 300.000 euros en billetes, cintas y documentos, pero no era lo que buscaban. El dinero formaba parte del circulante de la sociedad, y las cintas y documentos no guardaban relación con ningún proceso judicial relevante.

Denuncia ante la Guardia Civil

El propietario de la empresa denunció el incidente a la Guardia Civil. La investigación no ha arrojado por el momento ningún resultado ni parece que vaya a darlo en las próximas semanas. Pero el problema para los supuestos ladrones es que esa extraña visita de madrugada en pleno mes de agostoquedó inmortalizada por las cámaras del recinto y Bárcenas está haciendo gestiones para tratar de identificar a sus protagonistas.
Podrían ser ladrones pero expertos policiales admiten que, por la forma de moverse, se trata de un equipo operativo de un cuerpo de seguridad nacional
El extesorero ya tiene algunos datos para conseguirlo. Como reveló este diario el pasado jueves, Bárcenas está ultimando una querella contra el Ministerio del Interior y el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) por haberle sometido a vigilancia sin disponer, según la versión del exsenador, de la autorización judicial imprescindible para poder realizar esas diligencias. Su objetivo es demostrar que todas las pruebas que existen contra él y que han motivado su procesamiento en el caso Gürtel y en la pieza separada sobre la contabilidad de Génova se obtuvieronvulnerando sus derechos fundamentales. Y, para fundamentar esa acción judicial, aportará las matrículas de vehículos que le habrían realizado seguimientos, así como la identidad de presos que estuvieron controlándolo durante el tiempo que pasó en Soto del Real.
El Gobierno de Mariano Rajoy ya está al tanto de este nuevo movimiento de Bárcenas. Moncloa teme que la divulgación de la cinta provoque un nuevorepunte mediático de las informaciones sobre la investigación de las cuentas de Génova y ponga otra vez en tela de juicio la gestión que ha hecho el jefe del Ejecutivo de este grave escándalo. Fuentes policiales aseguran que en los últimos días se han producido reuniones en Interior para estudiar cómo se afronta el escenario que pretende abrir Bárcenas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario