domingo, 3 de mayo de 2015

¿El fin del amor? El futuro será común tener robots sexuales

Douglas Hines y su robot sexual Roxxxy durante una exposición erótica de Las Vegas, Nevada, en 2010.

Algunos expertos creen que en un futuro no muy lejano podrían llegar a tener un gran auge, debido a que evitarán la transmisión de enfermedades. Podrían ser habituales en 2025, según un nuevo estudio titulado "Inteligencia Artificial, robótica y el futuro de los puestos de trabajo".

El estudio, que también asegura que en pocos años los robots coparán centenares de profesiones, recoge la opinión de diversos expertos, la mayoría de los cuales creen que undía cercano estas máquinas desempeñarán más puestos de trabajo que en la actualidadestán ocupados por seres humanos. Y gran parte de ellos no serán repetitivos empleos en cadenas de montaje sino que tendrán que ver con aspectos de la vida cotidiana, incluido el sexual.

Estos robots sexuales o "sexbots" serán idénticos a los seres humanos, tendrán un tacto similar y se moveran de la misma manera, y serán adecuados para satisfacer los deseos sexuales de la gente, según los expertos. Ello irá acompañado de un desarrollo de la "lovótica", el estudio de las relaciones entre seres humanos y robots, que irán en aumento de forma correlativa a la mejora tecnológica.

Según explica el futurólogo Ian Yeoman en una conferencia en la feria australiana deTurismo recogida por el portal First To Know, pronto habrá hoteles enteros regenteados por personal robótico.

Tan pronto como el próximo mes de julio estará operativo en Nagasaki un establecimiento donde el servicio estará integrado por robots programados para la multitarea, los cuales, según sus propietarios, llegarán a ser el 90% de la plantilla. Serán empleados de metal y silicona, fabricados por la empresa Kokoro y a los que llaman Actroid, y tendrán la capacidad de reproducir hasta 18 gestos faciales diferentes.

Aunque los propietarios de este hotel no tienen intención de incluir entre su personal prostitutas robot, otros de los muchos que se abrirán en los próximos años sí podrían optar por hacerlo, según la opinión de Yeoman, que asegura que podrían llegar a ser preferidas por los clientes porque evitarían el contagio de enfermedades de transmisión sexual como el VIH.



No hay comentarios:

Publicar un comentario