domingo, 3 de mayo de 2015

Los lapsus de los politicos

En qué estaría pensando María Dolores de Cospedal cuando dijo “vamos a saquear al país”, en un mitin en Guadalajara? ¿Y la socialista Susana Díaz cuando dio por sentado, en la campaña andaluza, que el PP estará cuatro años más en la Moncloa? Sigmund Freud dijo que los lapsus no pueden considerarse simples errores. 

Son aportaciones del inconsciente, pensamientos o deseos reprimidos que escapan al control. Quien comete un lapsus dice lo que realmente piensa, en lugar de lo que sería políticamente correcto. Siempre es así, aunque no siempre está tan claro qué es lo que piensa. “Lo que sale en forma de lapsus es una verdad, pero no es una verdad eterna sino pasajera, lo olvidamos. Lo importante es lo que hay debajo –explica el psicoanalista y profesor de Filosofía de la Universitat Autònoma de Barcelona Antoni Vicens–. Si alguien está en una cura psicoanalítica, se le hace hablar y acaba saliendo lo que tiene reprimido, el sentido profundo del lapsus, pero si se trata de un político sólo podemos preguntarnos qué hay escondido tras sus palabras porque quizás nos incumbe a todos”.

Hay casos en los que se intuye qué contenido del inconsciente es el que ha acabado aflorando. “Pero, a menudo, todas las cábalas que podamos hacer se quedarían cortas ante la originalidad del subconsciente, que se refleja en los lapsus o los sueños”, añade Vicens, miembro de la Asociación Mundial de Psicoanálisis. Lo más importante de un político que comete un lapsus, apunta, es que “por un momento descansa de representar al partido y dice lo que piensa”. Y advierte que “después de oír determinados lapsus, uno mismo no puede quedarse igual, y los demás tampoco”. Estos son algunos lapsus interesantes de dirigentes políticos, y que cada uno saque sus conclusiones.

Al final hubo amnistía. A la vicepresidenta se le escapó: “Este Gobierno ha hecho una amnistía fiscal aplicando la ley”. Soraya Sáenz de Santamaría se refería a la regularización de Hacienda de una manera que es tabú en el PP y en el Ejecutivo, y el portavoz Rafael Hernando lo justificó en que se había “contagiado”. El ministro Montoro puntualizó: “Aquí no se ha perdonado a nadie”.

¿Madrid o Bruselas? El president Artur Mas reveló sus desasosiegos, en unas declaraciones a TV Bloomberg, en julio del 2014: “La fórmula más positiva para Europa sería crear y establecer una federación política europea real, con poderes centrales en Madrid… en Bruselas, perdone”.

Saquear, dos veces. María Dolores de Cospedal hizo saltar chispas en un mitin reciente: “Hemos trabajado mucho para saquear a nuestro país adelante y lo vamos a seguir haciendo”. Y era reincidente. En mayo del 2012, al presentar el proyecto de presupuestos de su Gobierno, habló de “una política económica y social, para saquear Castilla-La Mancha”.

¿Y Pedro Sánchez? La presidenta de la Junta andaluza y del PSOE tuvo un lapsus durante la campaña, dando por hecho que el PP estará en la Moncloa otra legislatura: “No saben lo que les espera los próximos cuatro años con esta presidenta al frente”, vaticinó.

Un premio, lo máximo. A Rosa Díez, se le escapó este comentario, al agradecer un premio a la transparencia a UPyD: “Este premio es lo máximo a lo que podemos aspirar como partido… aparte de ganar las elecciones, claro”.

Los “inversobres”. En medio del escándalo por los supuestos sobresueldos cobrados en sobres en el PP, el presidente Rajoy deslizó en un debate en el Congreso, en febrero del 2013: “La desconfianza de los ‘inversobres’ sobre la capacidad de la Unión Europea…”.

Un nuevo rey. En China, Mariano Rajoy envió a las autoridades del país “recuerdos del rey Felipe VI y del anterior jefe del Estado, el rey Juan Carlos II…”. Indescriptible la cara de su jefe de gabinete, Jorge Moragas. Advertido, Rajoy corrigió el error.

¿Y el empleo? Siendo candidato a la presidencia del Gobierno, en octubre del 2011, Alfredo Pérez Rubalcaba deslizó, en un desayuno informativo: “Si yo gobierno, usted tendrá desempleo y su hijo tendrá una escuela digna”.

¡Aaarrrggh! El exconseller valenciano del PP Juan Cotino salía de declarar ante el juez, en diciembre, por varios delitos de corrupción cuando se le escapó: “Puedo haber metido la mano, lo he dicho mil veces, pero nunca la pata. Perdón. Lo he dicho al revés, ¡aaarrrggh!”.

La confesión. En el 2010, la dirigente socialista Leire Pajín pedía que todos los partidos arrimen el hombro para salir de la crisis: “Todos tenemos que rezar…, remar en la misma dirección”.

Sin tregua. “ETA es una gran nación… España, perdón, es una gran nación”, dijo Rajoy. Era el 11 de junio del 2007, en unas declaraciones tras reunirse con el presidente Zapatero, a cuenta de la ruptura del alto el fuego de ETA.

Error meridiano. El ministro Soria, que es canario, hablaba del presidente Rivero en el 2013: “Le pediría que no dijera disparates. Alguien le tiene que explicar lo que es el meridiano de Greenwich… que pasa también por Canarias”. La hora canaria es la de Greenwich, pero no pasa por allí.

Un ascenso. El ministro de Sanidad Alfonso Alonso se refirió a Soraya Sáenz de Santamaría como “presidenta”, en un desayuno informativo. Algunos malpensados rieron, siendo Alonso del círculo íntimo de la vicepresidenta…

¿Qué filtraciones? Siendo ministra de Fomento, en el 2008, Magdalena Álvarez defendía en el Congreso a su equipo de quienes les acusaban de filtrar información de una comisión de investigación. “¿Cómo se atreve a decir que yo he dado la cinta? ¿Qué respeto tiene usted a las filtraciones…, digo, al Parlamento?.

“Mi infancia son recuerdos…”. El líder del PSOE, Pedro Sánchez, de visita reciente en Soria, incendió las redes sociales con un tuit en el que confundía esta ciudad manchega con Sevilla: “Desde Soria, cuna de Machado…”.

Colgada en Las Hurdes. María Dolores de Cospedal fue a Cáceres a presentar la candidatura del presidente extremeño Monago: “Encantada de estar aquí, en Las Hurdes, en Andalucía… perdón, en Extremadura”. En otra ocasión, en una feria de turismo, la dirigente del PP invitó a visitar Cuenca, “ciudad tan acogedora, como lo son sus casas encantadas y colgantes”. ¿No eran colgadas?

Turismo desenfrenado. Siendo presidente, José Luis Rodríguez Zapatero sorprendió en una rueda de prensa en la Moncloa con el primer ministro ruso Medvedev: “Hemos hecho un acuerdo para estimular, para favorecer, para follar… para apoyar ese turismo”.

Una nueva isla. En una visita a Mallorca, el presidente Rajoy dijo: “Aquí en la isla de Palma los vecinos vivieron un incendio…”. Más grave fue en Lima, durante una comparecencia con el presidente Humala, en el 2013; a Rajoy se le escapó “el Gobierno cubano”.

¡Viva! Han pasado doce años, pero no se olvida. En el 2003 el ministro de Defensa Federico Trillo recibía a un batallón de El Salvador: “Les pido que griten viva Honduras”. Los soldados no le llevaron la contraria, pero alguien advirtió a Trillo. “Perdón, esto ha sido un lapsus porque vengo de Honduras… viva El Salvador”, corrigió.

¿No son españolas? Siendo ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos se trabucó en el Congreso, en plena refriega con el PP: “¿Cuándo Sus Majestades los Reyes han ido a Marruecos…, a Ceuta y Melilla?”, corrigió.

Buena delantera. Al líder del PP andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla, le traicionó el inconsciente en un acto sectorial con mujeres: “Estamos con mentalidad ganadora, dispuestos a golear, tenemos la mejor delantera…”.

El túnel del tiempo. El presidente Mariano Rajoy retrocedió en el tiempo cuando hacía referencia a la independencia de Catalunya: “Es algo absolutamente impropio del año 2011…, el año en el que vivimos, 2014, lapsus”, admitió.

Por gorilas no será. El exalcalde de Barcelona Joan Clos era conocido por sus lapsus. En su toma de posesión como ministro de Industria, dijo ministro de Justicia, ante la cara atónita del titular, López Aguilar. Pero uno de los mejores se le escapó en TV3, cuando siendo alcalde le preguntaban quién iba a sustituir a Copito como animal emblemático de la ciudad: “Ya lo veremos, pero lo que se aprecia más es que tenemos diez gorilas en el Ayuntamiento… en el zoo de Barcelona”, dijo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario